La propietaria de un bar italiano apaga las máquinas tragaperras.

Sus clientes se jugaban en las dos máquinas del establecimiento entre 40.000 y 50.000 euros al mes, de los que Monica Pavesi obtenía unas ganancias de 2.700 euros mensuales.

Se sentía angustiada al ver la desesperación de muchas personas que, empujadas por la crisis económica, tentaban la fortuna en las dos máquinas tragaperras que tenía en su bar “Gio” de Cremona, ciudad de 72.000 habitantes al norte de Italia. Por ello decidió apagarlas: “Lo he hecho porque no soporto ver personas que arruinan su vida de esta manera””, ha manifestado Monica Pavesi, propietaria del bar-tabaquería.

Lee aquí la noticia completa

La propietaria de un bar italiano apaga las máquinas tragaperras «porque arruinan a la gente»