Scioli: ante la encrucijada de las tragamonedas

Fondos buitre se quedaron con Codere. Se reabre el debate sobre la necesidad que el Estado de la Provincia asuma la administración y el control del negocio del juego. ¿Se animará el gobernador a dar este paso?

La endeudada empresa española Codere, dueña de 14 bingos en la provincia de Buenos Aires, cambió de manos. Luego de haberse declarado en default en enero, sus acreedores finalmente se quedaron con la mayoría de los activos de la compañía. Por eso uno de sus principales accionistas pasó a ser la administradora de fondos Blackstone, que también tiene en su poder títulos de la  deuda pública argentina que no entraron al canje.

Leer aquí noticia completa.

tragamoneda-scio