El gobierno de Hungría clasificaría el juego como una “amenaza a la seguridad nacional”.

 

 

El gobierno de Hungría decidió el pasado lunes 1 de octubre, declararse en contra de la creciente industria de las apuestas, al anunciar que esta tendencia disminuye los ingresos reales de las personas y en última instancia, representa una amenaza para la seguridad nacional.

El secretario de estado, Janos Lazar dijo que las máquinas tragaperras son un verdadero peligro especialmente para todos aquellos trabajadores ubicados en las zonas rurales los cuales están utilizando demasiados recursos tanto monetarios como de tiempo en el tema.
Lee aquí la noticia completa