Las tasas del juego atascan las tragaperras catalanas

La caída del consumo se ha llevado por delante a un buen número de pequeños negocios. Muchos bares y restaurantes han tenido que bajar la persiana. Uno de los sectores económicos que está sufriendo el cierre de negocios de hostelería es el del juego, sobre todo, las máquinas recreativas, más conocidas como tragaperras.

La situación en Catalunya es dramática. La Asociación Independiente de Empresas Operadoras de Máquinas Recreativas (Europer) ha pedido a la Generalitat que afloje el cinturón. Europer exige al Govern de Artur Mas, ahora en funciones, que baje temporalmente las tasas a las máquinas recreativas para que el sector no tienda a la desaparición. “Llevamos tres años con continua bajada de ingresos. La facturación ha caído el 28%. Eso ha hecho que muchas máquinas hayan sido retiradas porque no cubren ni el impuesto”, asegura Albert Sola, presidente de Europer.

Lee aquí la noticia completa