La justicia tardó 5 años en resolver el robo en la tragaperras de un bar

Casi cinco años ha tardado la justicia lucense en resolver el robo en una máquina tragaperras en un bar de la ciudad. El retraso ha provocado que algunos de los autores se libraran sin ningún tipo de pena porque su responsabilidad criminal fue considerada como prescrita dado el tiempo transcurrido sin mover un papel en el juzgado instructor. Finalmente, el caso se resolvió con la aceptación de la pena solicitada por el fiscal por parte de la única persona implicada en los hechos.

La instrucción de la causa fue iniciada por el Juzgado de Instrucción número 3 en el mes de octubre del año 2010. Los hechos sucedieron en la madrugada del 23 del citado mes. La acusada, N. R. C. L, de nacionalidad portuguesa, acudió al establecimiento de hostelería y accedió al interior del mismo manipulando la cerradura de la verja metálica que protegía el la entrada del negocio.

Puedes leer la noticia completa aquí.